Las ayudas para rehabilitar edificios


Hoy en día, tras la dura crisis que ha sufrido el sector inmobiliario, nos encontramos con un elevado número de viviendas deshabitadas, muchas incluso que nunca han llegado a estarlo. Sin embargo, año tras año las viviendas se van deteriorando, van envejeciendo y depreciándose, y más aún si nadie se preocupa por mantenerlas.


De ahí que estos últimos años, tanto los ayuntamientos, el Ministerio y otras instituciones de carácter público, se hayan preocupado cada vez más por la rehabilitación de las viviendas del parque inmobiliario nacional, ofreciendo ayudas y subvenciones para la rehabilitación de viviendas y edificios. La Ley de la Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbanas en 2013 y la Estrategia Nacional de Rehabilitación en 2014, son claros ejemplos de ello, así como las ayudas que el Ministerio ha dado este año a las denominadas "Áreas de Regeneración y Renovación", que están permitiendo actuar sobre 30.000 viviendas del panorama español.


¿Qué es la rehabilitación de edificios?


Se trata de las acciones constructivas realizadas para mejorar alguno de los aspectos del edificio: la solidez o seguridad estructural, la habitabilidad y el confort, o la accesibilidad, entre otros. Es un concepto que surge en los años 60 del pasado siglo, y que está cada vez más presente en nuestras ciudades, ya no solo en los centros urbanos sino también en la periferia e incluso en zonas rurales.


Rehabilitación energética


En el marco de la rehabilitación, encontramos un tipo más específico que se está potenciando principalmente en los últimos años: la rehabilitación energética. Para ello se han creado ayudas concedidas por el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía), o los distintos órganos competentes en las comunidades autónomas. Por ejemplo, en Galicia, el INEGA (Instituto Enerxético de Galicia), ha ido ofreciendo distintas ayudas a lo largo de estos años, que puede solicitar cualquiera que esté interesado en mejorar el ahorro energético de su vivienda: planes renove de ventanas y electrodomésticos, subvenciones para la sustitución de las calderas por calderas de biomasa, etc.


Estas ayudas pueden ser consultadas en su página web (http://www.idae.es/), o en las webs de los distintos organismos de cada comunidad autónoma.


De ahí la importancia desde el punto de vista "práctico" de los certificados de eficiencia energética, pues pueden ayudar a los propietarios a realizar ciertas mejoras en su inmueble, sabiendo cuál va a ser el período de amortización del dinero invertido. Período tras el cual comenzará el ahorro energético, y por supuesto, también económico.


Uno de los trabajos de rehabilitación que está más en auge es la rehabilitación de fachadas y cubiertas para lo cual es necesario acudir a empresas especializadas en trabajos verticales.

Tradicionalmente, se ha intentado mantener en buen estado las fachadas de los edificios del centro urbano, llevando a cabo diferentes tipos de trabajos, a veces subvencionados por los ayuntamientos: limpieza, pintura, impermeabilización, etc. Sin embargo, actualmente no solo se está potenciando el aspecto "estético" de la rehabilitación, sino también el "práctico" de la misma, como es el confort de los usuarios y el ahorro energético de los edificios. Un buen ejemplo de ello son los nuevos sistemas de aislamiento exterior de fachada, tipo SATE, que no solo mejoran la apariencia exterior de nuestro edificio, sino también el confort interior del mismo.


Como conclusión, si las viviendas se mantienen y se miman, no solo durarán muchos más años, sino que sus habitantes tendrán unas condiciones de habitabilidad y confort dignas. Por lo que mimad vuestras viviendas, rehabilitadlas, y ellas os devolverán el cariño que les deis.

Puedes leer también este post en la siguiente página:

https://www.certicalia.com/blog-certificado-energetico/ayudas-para-rehabilitar-edificios


#ayudas #rehabilitación #subvención