Bodega en Cabanelas

O Carballiño, Ourense

1/15

Se establece un esquema en zigzag para hacer más suave el descenso de la pendiente. Por un lado, este esquema en descenso nos evoca de algún modo el proceso de elaboración de la uva.

 

Por otro lado, el esquema en zigzag  permite una separación de flujos de circulación, dejando el acceso a vehículos de carga y descarga en un lugar más escondido y menos accesible a los visitantes de la bodega. Sin embargo, del lado contrario, se crean dos plazas o atrios, espacios destinados al público, en la vía más vinculada al pueblo. El aparcamiento se aproxima lo máximo posible a la vía principal de acceso a la bodega, para que en ningún momento interfiera en el recorrido peatonal de los visitantes.

 

En cuanto a los materiales elegidos, se busca en todo momento la integración en el paisaje del Ribeiro. Los edificios en ruinas se rehabilitan, empleando los materiales característicos del lugar (piedra y teja curva), pero con diferentes técnicas, adaptadas a los nuevos tiempos. Sin embargo, se adopta una materialización diferente en las nuevas edificaciones, construidas con hormigón en su totalidad. Por tanto, todas las piezas se construyen con materiales pétreos, lo que da la unidad buscada al proyecto, al mismo tiempo que nos permite diferenciar lo existente de lo nuevo. Esta unidad se conseguirá también gracias al empleo de la misma tipología de huecos en todas las piezas, a la modulación común en los despieces y juntas de los materiales, así como gracias a la lámina de hormigón que va cosiendo todos los volúmenes a lo largo de su recorrido.