Club náutico

A Illa de Arousa, Pontevedra

1/5

Entre la tierra y el mar

 

El proyecto trata de ser un vínculo entre la tierra y el mar. El usuario accede a la parcela desde el norte (en coche, en bicicleta, andando…), y el edificio lo vincula con el mar, bien poniéndose el traje y saliendo al mar con su embarcación, bien entrenando mientras contempla el mar o bien incluso tomándose algo en la cafetería con vistas al mar.

 

Pero también el edificio intenta unir al usuario del paseo con las actividades que se desarrollan dentro. Tanto el taller de dornas como el hangar de piraguas se sitúan en primera línea para que su actividad pueda ser contemplada desde el principal sitio de paso de la gente.

 

Formalmente el volumen se compone de dos cuerpos, uno de dos plantas que alberga el club de piragüismo en planta baja y el gimnasio en la primera planta, y el otro que alberga la asociación de Dornas A Vela. Estos cuerpos están unidos y son realmente un único edificio con una única entrada principal, con partes comunes como la cafetería y el gimnasio que se encuentran en la planta superior. Ambos cuerpos se abren en el sur con grandes puertas para sacar las embarcaciones correspondientes hacia el mar.

 

El edificio se materializa con una envolvente de listones de madera, que es el material que tradicionalmente ha caracterizado a la arquitectura marinera en Galicia, además de ser el material con que están hechas las embarcaciones a las que hace honor el edificio. Estos listones envuelven completamente el edificio, si bien la distancia entre ellos varía según la transparencia u opacidad que se quiera tener del interior en ese punto. La cubierta será plana según la caracterización marinera que se le quiere dar.